5 etapas esenciales del despertar espiritual (y 15 síntomas comunes)

5 etapas esenciales del despertar espiritual (y 15 síntomas comunes)

Al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, el despertar espiritual no implica un 'despertar' literal.

No sales de dormir un día y sientes que hay una poderosa energía dentro de ti, pidiendo un cambio.



El despertar espiritual es un proceso lento y gradual que ocurre cuando una persona comprende que su existencia va más allá de los confines del 'yo' o del ego.

En la filosofía taoísta, los espiritualistas orientales llaman al ego o al yo cotidiano la mente adquirida.

Quiénes somos actualmente, las cosas que nos gustan, nuestros comportamientos, nuestras preferencias y convicciones, se adquieren a lo largo de años de socialización.

Estas características distintas que recogemos, no importa cuán únicas sean, en realidad no constituyen un yo completo todavía.

Como producto de la evolución, los humanos son una especie que se conserva a sí misma; está en nuestro ADN querer resistir el cambio.

Eso hace a los humanos seres naturalmente egoístas; no podemos evitar crear una burbuja y hacer todo lo posible para protegerla.



Y aunque una cierta firmeza en lo que eres y en lo que crees parece la definición misma del 'yo' completo, filósofos como Carl Jung dicen que esta separación del 'yo' del resto del mundo es perjudicial precisamente porque inevitablemente Comience a limitar lo que cuenta como bueno y justo como aquellas cualidades específicas para nosotros.

Piense en ello así: su Espíritu, coexiste con su ego. A través de los años de aprendizaje e interacción, el ego adopta las cosas que te gustan y las que no te gustan, así como convicciones que separan lo bueno y lo malo.

En lugar de ir más allá de tu ego, tu Espíritu queda atrapado y dormido mientras el ego toma las riendas.

Los límites y las trampas de una existencia egoísta

El problema de dejar que tu ego te gobierne es que te estás limitando a ti mismo de la experiencia humana completa.

El ego solo sabe lo que sabe a través de la experiencia; no comprende las cosas ajenas a lo que conoce.

Su creencia comienza a preceder a otras identidades, experiencias y patrones de pensamiento antes de que tenga la oportunidad de comprender realmente otras realidades.



Este conocimiento limitado se vuelve problemático porque te obliga a arrinconar.

Lo que pensabas que era una burbuja es en realidad un caparazón que evita que otras creencias y comportamientos refinen tu sensibilidad.

En su mayor parte, estos pensamientos no son solo pensamientos. Cuando no se controla, el ego puede manifestarse en cosas como adicción, intolerancia, racismo y fascismo.

Los seres egoístas se convierten en un arquetipo. Realmente no te despiertas y vives la vida; simplemente haces los movimientos y confrontas al mundo con el conocimiento limitado que tienes.

Pero de vez en cuando experimentamos cosas que nos hacen dar un paso atrás y reevaluar cómo hemos vivido el mundo. Este momento de apertura y claridad nos acerca a nuestro Espíritu, y poco a poco nos vamos identificando con cosas fuera de nuestro ego.



¿Qué significa tener un despertar espiritual?

El despertar espiritual es nuestro regreso al Espíritu, o como lo llaman los taoístas, el Espíritu Original.

El espíritu original no está impulsado por la autopreservación o las necesidades humanas básicas. No quiere ni juzga ni presume. El Espíritu Original es tranquilo, tolerante y flexible.

Para la mayoría de las personas, un despertar espiritual se siente como una cierta alienación hacia uno mismo.

Cuando comienzas a reevaluar tus comportamientos y patrones de pensamiento, ya no te identificas exclusivamente con el 'yo'.

La alienación es una señal de que estás empezando a reconocer realidades fuera de tu propio ego individual.

Un despertar espiritual no se trata de religión o espiritualidad. No te despiertas y te das cuenta de que hay un poder superior o que hay una frecuencia mágica en el fondo a la que puedes acceder.

El despertar espiritual consiste en desplegar tu ego y pelar esas capas una por una, hasta que solo quede el Espíritu.

Se trata de despertar al Espíritu dormido y comprender que la existencia es mucho más grande que tú.

Y cuando el Espíritu finalmente toma el control total de su conciencia, nos deshacemos de los apegos y complejos que nos han impedido sentirnos conectados con el mundo y las personas que lo habitan.

4 mitos y trampas sobre el despertar espiritual

En el mundo moderno de hoy, cada vez más personas despiertan sus espíritus y comprenden las virtudes de la inclusión, la diversidad y la apertura.

Pero este 'despertar masivo' también tiene sus caídas. Para empezar, el surgimiento de los “espiritistas” de hoy en día crea una comprensión cruda del despertar espiritual y lo que realmente significa estar vivo de verdad.

Éstos incluyen:

Mito 1: Persiguiendo la 'luz'

Persiguiendo la 'luz' y encerrando la 'oscuridad' es una trampa mental común arraigada en las enseñanzas de la nueva era y la filosofía tradicional.

El auténtico despertar espiritual se trata de estar abierto a la experiencia humana completa.

Si estás constantemente persiguiendo la 'luz', entonces estás cayendo de nuevo en los confines del ego.

Tenga en cuenta que el Espíritu no se apega a las definiciones. En realidad, no hay 'luz' ni 'oscuridad'; solo hay permanencia y flexibilidad.

Mito 2: Pensar que tu espiritualidad te hace mejor que los demás

La cultura del despertar es la definición misma de un despertar espiritual incomprendido.

Si bien se dan cuenta de que las injusticias están mal, también oprimen con vehemencia a las personas que no comprenden las realidades de otras personas.

El despertar espiritual no se trata de alcanzar un terreno moral elevado. Este proceso no está destinado a ser una competencia o una dictadura. El despertar espiritual tiene que ver con la superación personal y el refinamiento personal.

Mito 3: Definir a ciertas personas como buenas y malas

Aquellos que son nuevos en el despertar espiritual a menudo experimentan un sentido de justicia propia.

Después de deshacerse de sus creencias anteriores, comienzan a aferrarse a las creencias 'buenas' y etiquetan activamente cualquier cosa fuera de ellas como malvada.

Esto condiciona a las personas a creer que hay que pensar y comportarse de cierta manera.

Pero en realidad, ninguna cantidad de amabilidad equivale a un auténtico despertar espiritual porque solo estás actuando en función de tu nueva definición del bien y el mal.

Para lograr un verdadero despertar espiritual, debes dejar de tratar el bien y el mal como bipartidistas. Después de todo, el espíritu humano es complejo y está en constante estado de evolución.

Mito 4: Usar la espiritualidad para 'curar'

El apego y los complejos son las dos características definitorias del ego. Usar el despertar espiritual para sanar tu pasado es solo una forma o redirección.

Realmente no estás arreglando nada; simplemente está arrastrando equipaje viejo con un nuevo método.

La única forma de lograr el despertar espiritual es dejar ir todo lo que te lastimó en el pasado para que puedas ser más receptivo hacia lo que viene.

15 síntomas de un auténtico despertar espiritual

En su mayor parte, los síntomas auténticos del despertar espiritual son incómodos.

Algunas personas ni siquiera saben que están pasando por un despertar espiritual y confunden esta compleja gama de emociones con otra cosa.

No dejes que los artículos de 'pensamientos' y las personas influyentes te engañen: el despertar espiritual no es solo arcoíris y mariposas.

A medida que abandona el ego y vuelve a despertar el Espíritu, puede sentir manifestaciones psicológicas e incluso físicas que son más imponentes de lo que le gustaría enfrentar.

El efecto de alienación es solo uno de estos síntomas.

¿Crees que estás experimentando un despertar espiritual? A continuación, se muestran posibles síntomas que le ayudarán a autodiagnosticarse:

1. Empiezas a desear un propósito.

Ya no eres feliz sentado sin hacer nada. Tienes una pasión ardiente dentro de ti y quieres hacer algo significativo en tu vida.

2. Te sientes aislado y perdido.

Miras a las personas que te rodean y sientes que ya no perteneces. Es difícil identificarse con quien solía ser y las personas de las que se rodea.

3. Quieres estar solo.

Atrás quedaron los días en que utilizaba a las personas para distraerse de sus propios pensamientos. De hecho, hoy en día prefieres la soledad porque te da el espacio para pensar y reflexionar sobre en quién te estás convirtiendo.

4. Sientes que tu vida ha sido una mentira.

Los prejuicios y convicciones del pasado pueden hacerte sentir que toda la estructura de tu ser ha sido una mentira. Esta revelación hace que sea difícil asimilar cómo ha vivido su vida hasta ahora.

5. Ves a través de las personas que te rodean.

Te vuelves más sensible a la autenticidad. Desarrollas un radar que te ayuda a comprender si las personas solo están actuando amablemente.

6. Te vuelves más sensible a la infelicidad.

El despertar espiritual te enseña a ir más allá de ti mismo y concentrarte en los demás. Como resultado, desarrollas un mayor sentido de empatía.

7. No soportas conversaciones superficiales.

No quieres hablar de trabajos, citas y dinero. Quieres hablar sobre la compasión, la vida y ayudar a otros a lograr lo mejor de sí mismos.

8. Quiere elevarse y tener un impacto.

La trascendencia es un tema importante del despertar espiritual. Ya no estás contento viviendo en una burbuja; quieres salir al mundo y mejorarlo tanto en grande como en pequeñas formas.

9. Se vuelve más curioso.

La existencia humana se vuelve más interesante para ti. Eres más receptivo a la nueva información y estás más entusiasmado con las nuevas oportunidades.

10. Comprendes mejor el significado del amor incondicional.

Comprende que la personalidad humana no se puede definir como 'buena' o 'mala'. Amas a las personas por lo que son, incluso si tienen áreas grises.

11. Tiene más confianza al escuchar su intuición.

Sin prejuicios, ya no se está reprimiendo.

12. Experimentas sueños vívidos.

El despertar espiritual quita las cosas que pesan en tu mente. Como resultado, su conciencia se vuelve libre.

13. Tiene menor deseo sexual.

Los placeres bajos ya no te satisfacen. Quieres más en la vida que simplemente conectarte y conocer gente nueva.

14. Se siente más activo y físicamente capaz.

Empiezas a comprender la importancia de cuidar tu propio cuerpo. Empiezas a superar tus problemas de imagen corporal y empiezas a trabajar hacia la mejora física.

15. Tienes un mejor control de los impulsos.

Las adicciones comienzan a sentirse como una forma innecesaria de apego. Como resultado, se vuelve menos dependiente de las sustancias, la ambición y otros falsos impulsos egoístas.

¿Qué cambió? Desencadenantes comunes del despertar espiritual

Si experimenta alguno de los síntomas, es posible que se esté preguntando qué cambió en primer lugar.

Esta incomodidad está carcomiendo tu ser y simplemente no entiendes qué provocó este cambio aparentemente drástico en primer lugar.

El despertar espiritual tiene muchos desencadenantes. Puede experimentar uno, dos o varios desencadenantes a la vez:

  • Acaba de experimentar algo que lo sacudió hasta la médula, incluidas experiencias traumáticas como enfermarse o sufrir un accidente grave. Estas experiencias nos hacen muy conscientes de nuestra propia mortalidad, lo que nos impulsa a tomar mejores decisiones en el futuro.
  • Los eventos que cambian la vida, como el matrimonio o la muerte de un ser querido, pueden hacernos dar un paso atrás en nuestro ego.
  • Las crisis existenciales, también conocidas como La Noche Oscura del Alma (más sobre esto más adelante) es una ocurrencia común para las personas de mediana edad. A medida que cruzan la mitad de su vida, comienzan a pensar en la vida que han vivido y si fue buena o no. Las personas menores de 50 años también pueden experimentar una crisis existencial
  • Un despertar natural no implica nada fuera de lo común. A veces, las personas meditan, leen o viajan, y se les ocurre un sentido renovado de propósito y de ser.

cita de despertar espiritual eckhart tolle

Las 5 etapas del despertar espiritual

1. La iniciación

El comienzo de un despertar espiritual siempre comienza con una sensación de confusión interior. Nos sentimos aislados y desconectados de nuestro entorno, de nuestras redes sociales, de nuestro mundo.

Desarrollamos una mayor conciencia de quiénes somos y cómo somos, como si estuviéramos viendo nuestro ego por primera vez.

El evento profundamente trágico y que cambia la vida que debemos experimentar para desencadenar el inicio de un despertar espiritual nos deja destrozados y pidiendo más.

Nos saca del formato al que nos hemos acostumbrado, lo que nos obliga a encontrar un significado más profundo para nuestras vidas que solo nosotros podemos descubrir.

2. La consulta

La confusión interna de la primera etapa nos lleva a un punto en el que nos damos cuenta de que la única forma de salir de nuestro dolor es encontrar respuestas a preguntas que nunca supimos que teníamos.

Comenzamos a hacernos todo, desde preguntas más grandes que la vida como '¿Por qué estoy aquí?' y '¿Cuál es mi propósito?', a preguntas prácticas y autocríticas como '¿Tengo razón al creer las cosas en las que creo?' y '¿Me gusta que estoy?'

El andamio sobre el que construiste tu realidad se sacudió cuando experimentaste la tragedia que acabas de tener, y te ha obligado a reajustar y repensar las cosas que una vez simplemente aceptó como normales o incuestionables. Ahora estás lleno de preguntas, pero no tienes idea de cómo encontrar tus respuestas.

3. La búsqueda

En su viaje para encontrar las respuestas a sus nuevas y difíciles preguntas, comienza a mirar más allá de lo superficial.

Es posible que alguna vez tu vida se haya construido sobre el mundo material, cosas, relaciones, logros y más, pero ahora esos aspectos ya no te satisfacen y quieres algo más grande.

Entonces miras dentro. Puede volverse religioso o puede volverse espiritual; busca formas de encontrar respuestas a preguntas que nadie puede responder por usted.

Buscas evolucionar para convertirte en una persona capaz de encontrar tus respuestas, y eso significa saber cómo mantenerte firme frente a la iluminación espiritual.

4. La Integración

Habrá mucho dolor durante su viaje espiritual. Aprender a integrar el “nuevo yo” con el “viejo yo” será una experiencia peligrosa y destructiva, porque debe reconciliar dos yoes diferentes y enseñar a ambos lados cómo coexistir.

Pero estos son dolores de crecimiento, y mientras progreses todos los días y te esfuerces por crecer, serán temporales.

El objetivo es alcanzar la alineación espiritual: convertirse en una versión más grande de ti mismo que involucra tanto quién eres ahora como quién fuiste alguna vez.

5. Alineación espiritual

La alineación espiritual, la alineación tanto contigo mismo como con el universo, es el objetivo final del despertar espiritual.

Algunas personas piensan en esto como un estado de nirvana, que también se puede considerar como la muerte del ego y la muerte de nuestro sufrimiento personal.

Es cuando dejamos de lado por completo nuestro sentido del yo, ya no priorizamos ni nos preocupamos por nuestra propia identidad, porque hemos luchado contra la sensación de aislamiento al conectarnos con el universo y todo lo que nos rodea.

Este puede ser un viaje para toda la vida y no algo que pueda lograr en un mes o un año. Es un objetivo por el que debemos luchar constantemente, porque una vez que el espíritu despierta y comienza el viaje, puede ser imposible dar marcha atrás.

Por qué el despertar espiritual es un proceso destructivo

Como dijimos anteriormente, no existe un despertar espiritual fácil y simple.

Para aquellos que aún no han experimentado ningún tipo de despertar espiritual, pueden pensar en ello como una de las experiencias más asombrosas y positivas que jamás sentirán en la vida, asociándolo con sentimientos ligeros, positividad brillante y vibraciones perfectas en general.

Pero estas asociaciones no podrían estar más lejos de la verdad.

Un verdadero y completo despertar espiritual no es un proceso pacífico, tranquilo o silencioso.

Es uno que involucra un sincero conflicto interno, que requiere que te mires a ti mismo y fuerces un cambio que nunca has experimentado en tu vida.

El despertar espiritual requiere una autodestrucción como nunca antes la conociste.

Implica el desmantelamiento de aspectos centrales de quién eres, dándote la oportunidad de reconstruirte a ti mismo en una visión nueva y más grandiosa.

Aquí están las cualidades destructivas del despertar espiritual que necesita comprender:

Una 'limpieza mentirosa' del yo

Estamos llenos de mentiras y lo sabemos. Entendemos los prejuicios y las mentiras piadosas que llenan nuestra vida cotidiana y elegimos vivir con ellos simplemente porque llenan los espacios y lagunas en nuestras creencias que no queremos reconocer.

El despertar espiritual pone tu alma a través de los limpiadores, obligándote a lavar todas las mentiras que usas para construir tu realidad.

Esto significa desmantelar lo que conoces y obligarte a encontrar nuevas formas de aceptarte y vivir contigo mismo sin ninguna de las mentiras de tu yo anterior.

Una desnudez espiritual

Siempre hemos creído las voces en nuestra cabeza; construyen nuestra realidad y nos ayudan a ver el mundo de la forma en que queremos ver el mundo.

Pero un despertar espiritual nos obliga a ver que esas 'voces' son solo nuestros pensamientos, y nuestros pensamientos no son universales en absoluto; provienen de nosotros mismos y pueden ignorarse y cambiarse tan fácilmente como fueron hechos.

Esto nos deja sintiéndonos desnudos y revelados, hasta que aprendemos a vivir con la comprensión de que ya no podemos confiar en lo que pensábamos que podíamos.

Un desarrollo apresurado de la empatía

Los despertares espirituales maximizan nuestra empatía, porque nos obligan a sentir intensamente el mundo y los que nos rodean a un nivel que nunca antes habíamos experimentado.

Y una mayor empatía significa una mayor conciencia del dolor, tanto nuestro dolor como el dolor de todos los que nos rodean.

Esta ola de dolor nuevo e inesperado puede ser abrumadora y puede llevar mucho más tiempo de lo que cree.

Un despertar a la soledad

Hay una soledad repentina que experimentan quienes experimentan un despertar espiritual, es decir, porque pierden la capacidad de seguir aceptando las mismas creencias y mentiras que todos los demás han acordado aceptar.

Sus prioridades cambian, sus relaciones cambian y las cosas que son importantes para ellos se vuelven radicalmente diferentes.

Hasta que no acepten su nueva vida y realidad, sentirán una inmensa soledad, porque verán que ya no pueden relacionarse con los que les rodean como antes.

Una aceptación de la nada

El despertar espiritual es un acto de entrega total al universo y a los fundamentos naturales de nuestra alma y mente.

Durante gran parte de nuestra vida, nuestra comprensión del mundo se basa en el control, y nuestro ego se alimenta de la idea de que podemos controlar las cosas que nos rodean si nos esforzamos lo suficiente.

Cuando nuestro espíritu despierta, entendemos que este control es un producto de la imaginación, y que lo único verdadero en el universo es la nada absoluta y llegar a un acuerdo con esa nada.

Puede ser una realización aterradora, suficiente para evitar que las personas sigan su camino hacia la iluminación espiritual.

Este período de destrucción a veces se denomina 'la noche oscura del alma'. Esta es una experiencia cruda y única, primordial en su esencia.

Antes de que realmente podamos despertar nuestro espíritu y ver la luz tal como es, a menudo debemos caminar a través de las sombras y experimentar un período de destrucción.

Los signos de la noche oscura incluyen:

  • Tu estado de ánimo siempre está deprimido
  • Generalmente te sientes perdido y no sabes qué decisiones tomar
  • Sientes pavor existencial constantemente
  • Estás profundamente cansado, no importa lo que intentes hacer.
  • Has perdido la motivación para hacer cosas que alguna vez amabas.
  • Te sientes abandonado por todos: tus amigos, tu familia, tu dios y el universo.
  • Te sientes aislado y solo
  • Has perdido el interés en todo, incluso en los pasatiempos que alguna vez fueron las cosas más importantes de tu vida.
  • Sientes que no perteneces a ningún lado
  • Sigues haciéndote preguntas profundas como, '¿Por qué estoy aquí?' y '¿Qué se supone que debo hacer?'

Tu despertar espiritual: tu viaje y solo el tuyo

El despertar espiritual no es algo que simplemente te despiertas y eliges hacer.

Es algo que debe desencadenarse y debe comenzar de manera orgánica, a través de experiencias auténticas que lo afectan más profundamente que cualquier otra cosa que haya experimentado.

Pero una vez que comience ese viaje, es su responsabilidad asegurarse de seguir el camino correcto.

Puede ser muy fácil caer y dejar que su espíritu se convierta en una tormenta de autodestrucción y negatividad, porque las pruebas del despertar espiritual no se enfrentan fácilmente.

Si comprende lo que se le pide y esté preparado para abordarlo de manera adecuada, tendrá la mejor oportunidad de tener éxito.

Pero recuerde: este es un camino difícil y puede llevar toda la vida. Habrá altibajos, y no importa qué tan lejos caiga durante sus períodos de inactividad, siempre puede volver a levantarse e intentarlo de nuevo.

Presentando mi nuevo libro

Cuando comencé a aprender sobre el budismo y a buscar técnicas prácticas para ayudarme en mi propia vida, tuve que leer algunos escritos realmente complicados.

No hubo un libro que destilara toda esta valiosa sabiduría de una manera clara y fácil de seguir, con técnicas y estrategias prácticas.

Así que decidí escribir este libro yo mismo para ayudar a las personas que atraviesan una experiencia similar a la que yo pasé.

Aquí está:La guía sensata para usar el budismo y la filosofía oriental para una vida mejor.

En mi libro, descubrirás los componentes centrales para lograr la felicidad, en cualquier lugar y en cualquier momento a través de:

- Crear un estado de atención plena durante todo el día.

- Aprender a meditar

- Fomento de relaciones más saludables

- Liberarse de pensamientos negativos intrusivos.

- Dejar ir y practicar el desapego.

Si bien me centro principalmente en las enseñanzas budistas a lo largo del libro, particularmente en lo que se refiere a la atención plena y la meditación, también proporciono conocimientos e ideas clave del taoísmo, el jainismo, el sijismo y el hinduismo.

Piénsalo de esta manera:

Me he tomado5 de las filosofías más poderosas del mundopara lograr la felicidad, y capturó sus enseñanzas más relevantes y efectivas, mientras filtraba la jerga confusa.

Luego les di la forma de una guía muy práctica y fácil de seguir para mejorar tu vida.

Me llevó unos 3 meses escribir el libro y estoy bastante satisfecho con el resultado. Espero que lo disfrutes también.

Mira el libro aquí.