8 cosas que no sabes que estás haciendo porque piensas demasiado

8 cosas que no sabes que estás haciendo porque piensas demasiado

Eres un pensador?

Algunas personas dicen que es una bendición ser un pensador cuando están resolviendo problemas. Pero también dicen que puede afectar gravemente a su bienestar.



Lo sé, porque a veces ciertamente he sido culpable de pensar demasiado incluso en preocupaciones menores.

¡Lo peor es cuando estás pensando sin siquiera darte cuenta!

Pero no todo está mal.

Aquí hay ocho señales que creo que podrían indicar que eres un pensador excesivo.

1) Le encuentras sentido a todo

Alguien que te agrada tarda 6 horas en responder y no puedes dejar de preguntarte por qué.

Alguien hace contacto visual contigo en el metro y pasas 5 minutos analizándolo.



Criticaste a alguien en el trabajo, pero ahora no puedes dejar de pensar si realmente era el mejor enfoque a seguir.

¿Qué significa todo esto?

Eres un pensador excesivo y quieres encontrarle sentido a todo.

Es un poco difícil para ti dejar que las cosas sean. Siempre hay una razón para algo, ¿verdad?

2) Piensas más de lo que piensas

¿Le resulta difícil tomar una decisión? ¿No puede dejar de pensar en las opciones a su disposición y la mejor acción a tomar?

Es posible que sufra de parálisis de análisis.



Este ciclo puede durar tanto tiempo que terminas sin hacer nada.

Para mí, he aprendido a tomar una sola opción y ceñirme a ella. Se necesita práctica, pero puede ser útil aprender a no mirar nunca atrás.

3) Te emocionas cuando resuelves un problema

Tal vez hayas tenido una teoría acerca de que le gustas a alguien durante semanas, luego, de repente, hacen algo que confirma esa teoría y estás emocionado más allá de la luna.

O ha estado trabajando en un problema complejo en el trabajo y luego una solución simple le llega de la nada.

Estos son los momentos que disfruta un pensador excesivo. ¡Es por eso que piensan tanto en primer lugar!



4) No puedes dejar pasar las cosas

No puedes dejar que las cosas sean como son. Debe haber una razón para todo. Luego te apegas a descubrir cuál es esa razón y no quieres fallar.

Debe haber una solución para todo en tus ojos.

Incluso si a veces piensa que lo dejó ir, el ciclo de alguna manera reaparece y vuelve a pensar en él nuevamente.

Cuanto más piensas en algo, más te pone de los nervios.

(Si está buscando acciones específicas que pueda tomar para permanecer en el momento y dejar pasar las cosas, consulte nuestra eBook más vendidosobre cómo utilizar las enseñanzas budistas para una vida plena y felizaquí.)

5) Siempre estás buscando nueva información.

Siempre que obtenga una pizca de información sobre algo, querrá aprender más al respecto. Eres un persona orientada a los detalles.

Eres un ávido lector y tus jugos comienzan a fluir cuando aprendes algo nuevo.

La nueva información alimenta su mente hiperactiva y siempre siente curiosidad por saber cómo funciona el mundo.

6) Odias las charlas triviales

¿El clima? ¿Qué comí para almorzar? Por favor.

Hay muchas más cosas interesantes de las que preferiría estar hablando.

No te importa cómo fue el día de alguien. Quieres saber por qué hacen lo que hacen. ¿Cuál es su propósito en la vida? Sus conversaciones profundas así que mantiene tu mente satisfecha.

7) Analizas constantemente a las personas

Las personas son las que hacen la vida interesante. Siempre te preguntas cómo es la vida de las personas y por qué tratan a las personas de la forma en que lo hacen.

Los lugares públicos pueden ser fascinantes y abrumadores para ti. ¡Nadie pasa solo por pasar!

Su caminar ya revela mucho sobre su personalidad.

(¿Eres un pensador excesivo? Mira el video gratuito de Justin Brown de Ideapod donde te ayuda a entrenar tu mente y convertir el pensamiento excesivo en tu mayor fortaleza. Más información aquí.)

8) Disfrutas de actividades que calman tu mente

Seamos honestos; pensar demasiado puede ser agotador en el mejor de los casos.

Ejercicio. Escritura. Largos paseos. Meditación. Disfrutas estas cosas porque finalmente obtienes algo de paz de tu mente hiperactiva.

Cuando estas pensando demasiado, le resulta difícil simplemente relajarse, por lo que estas actividades lo ayudan a concentrarse en hacer en lugar de pensar. Después de todo, todos los que piensan demasiado necesitan un merecido descanso.