Mentalidad de víctima: 5 señales y cómo lidiar con ella (en ti mismo y en los demás)

Mentalidad de víctima: 5 señales y cómo lidiar con ella (en ti mismo y en los demás)

'¡Eso no es mi culpa!' '¡Quieren atraparme!' '¿Por qué siempre me culpas?'

¿Le resultan familiares estas palabras?



Todos conocemos a alguien que culpa al mundo de todas sus desgracias, cuando la mitad de las veces sus problemas son el resultado de sus propias acciones irresponsables.

Y todos conocemos a alguien que preferiría llorar y quejarse en lugar de hacer algo para solucionar sus propios problemas.

Esto se conoce como tener una mentalidad de víctima: la tendencia a presentarse a sí mismo como una víctima, incluso cuando están lejos de ello.

En este artículo, discutimos todo sobre el complejo de víctima: qué es, por qué las personas lo desarrollan, señales de que usted o alguien que conoce puede tenerlo y qué se puede hacer para superarlo.

¿Qué es la mentalidad de víctima? 

Es posible que tenga a alguien en su vida que regularmente juegue a la víctima.

Según Judith Orloff, M.D. en su libro Libertad emocional, es posible que conozcas a alguien con mentalidad de víctima generalizada si experimenta lo siguiente:



  • Estás agotado por su excesiva necesidad
  • A menudo parecen inconsolablemente deprimidos u oprimidos, a menudo por diferentes razones.
  • Creen en el destino y la 'mala suerte', o siempre hablan de que las cosas no son justas.
  • Sabes que cuando te llaman, conversan o se reúnen contigo, seguramente escucharás sus últimas quejas y tragedias personales.
  • Están obsesionados con la negatividad y compromete tu propia positividad.

Si puede identificarse con al menos tres de las afirmaciones anteriores, es posible que conozca a una víctima profesional.

También conocido como complejo de víctima y síndrome de víctima, la mentalidad de víctima no es muy difícil de reconocer en los demás, aunque puede ser casi imposible de reconocer en uno mismo.

La mentalidad de víctima se basa en tres creencias fundamentales:

  • Estás destinado a que te pasen cosas malas
  • Estas cosas malas son el resultado de otras personas o de tus circunstancias.
  • No tiene sentido tratar de cambiar estas cosas malas porque están destinadas a suceder, por lo que todos los esfuerzos para prevenirlas, cambiarlas o evitarlas fallarán.

Es importante señalar que la mentalidad de víctima no es un concepto médico reconocido formalmente; los psiquiatras y otros médicos son reacios a utilizar el término debido al estigma y las asociaciones que los rodean.

Tampoco se reconoce formalmente porque la mentalidad de víctima no es un trastorno mental o psicológico; en cambio, es un estado mental aprendido que las personas pueden desaprender con algo de esfuerzo.

El primer paso requiere que el individuo reconozca y acepte su tendencia a adoptar una mentalidad de víctima.



Reconocer la mentalidad de la víctima, en usted mismo y en los demás: 5 señales infalibles

¿Cuáles son los signos de la mentalidad de víctima? ¿Cómo se ve?

Según la terapeuta Vicki Botnick, tener una mentalidad de víctima comienza cuando una persona se identifica más estrechamente con el papel de víctima.

Ya sea que lo desee o no, todos nos vemos teniendo ciertos roles en nuestras relaciones e interacciones.

Las personas que muestran una mentalidad de víctima son aquellas que encuentran que la mentalidad y la situación de las víctimas tradicionales son más similares a las suyas, incluso si no son precisamente víctimas.

Según Botnick, las personas se identifican como víctimas cuando 'se desvían a la creencia de que todos los demás causaron su miseria y que nada de lo que hagan marcará la diferencia'.



Aquí hay 5 señales de que una persona podría estar exhibiendo una mentalidad de víctima:

1) Siempre se sienten impotentes

La victimización a menudo comienza porque una persona ha aceptado en su corazón que no tiene los medios o el poder para cambiar o evitar situaciones que no le agradan.

Es posible que anteriormente hayan intentado cambiar sus circunstancias no deseadas y hayan fallado, y ahora les falta la fuerza de voluntad para volver a intentarlo.

Esto conduce a una profunda sensación de impotencia y actúa como una especie de mecanismo de defensa para la persona: en lugar de creer que sus intentos de cambiar sus circunstancias no fueron suficientes, simplemente eligen creer que las circunstancias no se pueden cambiar en un momento. todos, por lo que no hay razón para volver a intentarlo.

Si bien puede ser doloroso aceptar la idea de que eres impotente para mejorar tus circunstancias, esto a menudo es como elegir el mal menor, en lugar de aceptar la idea de que no te has esforzado lo suficiente o que aún no eres lo suficientemente bueno para hacerlo. eso.

Este es un medio de evitar la responsabilidad y la responsabilidad, lo que nos lleva al siguiente punto.

2) Evitan la rendición de cuentas y la responsabilidad

Un signo principal de la mentalidad de víctima es la falta de voluntad para aceptar la responsabilidad personal por las cosas que le suceden.

Las personas que exhiben una mentalidad de víctima tienden a evaluar su situación no deseada y optan por poner excusas o echar la culpa a otras personas o al destino o cualquier otra cosa.

A menudo los escuchas decir cosas como: '¡No es mi culpa!', '¡Eso no es justo!', '¡Ya hice todo lo que pude!' Y '¿Por qué debería ser ese mi problema?'

Si bien es cierto que no siempre podemos evitar eventos malos e indeseables, las víctimas profesionales tienen la habilidad de convencerse a sí mismas de que cada evento no deseado es el resultado de que el universo está tratando de atraparlos, cuando en realidad no es así.

Los ejemplos comunes incluyen el desempleo, las bajas calificaciones y las peleas con otras personas.

Si bien estos pueden ser el resultado de circunstancias desafortunadas, también pueden ser el resultado de que una persona no se comprometa con sus propias responsabilidades y no cumpla con las expectativas.

3) Se rebajan a sí mismos con negatividad y auto-sabotaje

Las personas con mentalidad de víctima tienden a ver su propia victimización en todo lo que hacen, incluso cuando no está sucediendo nada malo en la actualidad.

Esto se debe a que han internalizado su propia victimización; se ven a sí mismos como una víctima más que cualquier otra cosa, y esa negatividad descansa a su alrededor cuando se miran al espejo.

La mentalidad de víctima les enseña a las personas que no pueden hacer nada por su situación, por lo que terminan ahogándose en pensamientos como:

  • 'Nadie se preocupa por mi.'
  • 'Supongo que merezco todas las cosas malas que experimento'.
  • 'No hay nada que pueda hacer, así que ¿por qué debería molestarme?'
  • 'Nunca experimento nada bueno'.

El problema con estos pensamientos es que actúan como un círculo vicioso.

Cuanto más se convence una persona a sí misma de que no se puede hacer nada para prevenir su situación no deseada, menos fuerza de voluntad tendrá la próxima vez que sea desafiada.

El monólogo interno negativo de la persona se alimenta de su propia autocompasión, demostrando ser cierto no porque en realidad esté destinado a que le sucedan cosas malas, sino porque ha moldeado su propio entorno y hábitos de una manera que solamente les pueden pasar cosas malas.

Esto conduce al autosabotaje, en el que las víctimas moldean su propio destino de alguna manera: al creerse víctimas, se agotan la energía o la fuerza de voluntad para mejorar y, por lo tanto, continúan demostrándose a sí mismas que tienen mala suerte.

4) Nunca reconocen posibles soluciones

Hay ciertos eventos no deseados que son incontrolables: desastres naturales, la muerte natural de seres queridos y simple mala suerte ciega.

Pero en muchos casos, controlamos nuestra propia fortuna, y el esfuerzo que ponemos en las cosas que hacemos puede afectar los resultados que experimentamos.

Aquellos con un complejo de víctima no pueden verlo de esta manera.

Cuando una persona se enamora de su propio rol de victimario, ni siquiera intenta reconocer posibles soluciones para mejorar su situación.

Incluso cuando hay otros que ofrecen ayuda o soluciones claras, una víctima preferiría revolcarse en su propia autocompasión en lugar de aceptar la ayuda e intentar trabajar por el cambio.

En los raros casos en que aceptan ayuda, lo harán a medias, como solo para demostrarse a sí mismos que, incluso cuando lo intentan, no se puede mejorar nada de ninguna manera.

Como se indicó anteriormente, las personas con complejos de víctimas suelen ser su peor enemigo.

5) Están llenos de ira y resentimiento

Con tan poca confianza en sí mismos y tanta seguridad de que el universo no está de su lado, las personas que sufren de su propio complejo de víctima generalmente terminan emocionalmente inestables.

Tienen montañas de resentimiento, ira y frustración reprimidos por varias razones. Pueden sentir:

  • Sin esperanza porque creen que sus circunstancias nunca mejorarán
  • Resentido de aquellos a su alrededor que son exitosos y felices.
  • Frustrado porque la sociedad no hace más para ayudarlos
  • Herido y solo con la creencia de que a quienes les rodean no les importa

Estas emociones fuertes pueden provocar arrebatos de ira y autoaislamiento, con sentimientos de soledad crónica y depresión que se acumulan con el tiempo. 

Regístrese para recibir los correos electrónicos diarios de Hack Spirit

Aprenda cómo reducir el estrés, cultivar relaciones saludables, manejar a las personas que no le agradan y encontrar su lugar en el mundo.

¡Éxito! Ahora revise su correo electrónico para confirmar su suscripción.

Hubo un error al enviar su suscripción. Inténtalo de nuevo.

Dirección de correo electrónico Suscríbase No le enviaremos spam. Darse de baja en cualquier momento. Desarrollado por ConvertKit

¿Por qué la gente adopta una mentalidad de víctima? 8 ventajas que se obtienen al adoptar una mentalidad de víctima

Para las personas que viven positivamente y tratan de enriquecerse a sí mismas y a quienes las rodean, puede ser difícil, si no imposible, entender por qué otros pueden adoptar esta mentalidad de víctima autosabotante, tóxica y, en última instancia, destructiva.

La mejor forma de entender la mentalidad de víctima es como reacción. Nadie nace con mentalidad de víctima; en cambio, es un comportamiento aprendido que surge como un subproducto de los eventos que experimentamos desde la niñez en adelante.

Estos pueden ser eventos tanto positivos como negativos, lo que crea en una persona la creencia de que 'jugar a la víctima' produce un resultado más deseable que de otro modo.

Aquí hay algunos beneficios rápidos que puede obtener al exhibir una mentalidad de víctima:

  • Si se enfrenta a una tarea difícil o no deseada, no tiene que responsabilizarse de ella; la gente esperará que te escondas y te ayude
  • Las personas se acostumbran a prestarte atención cuando sientes la necesidad de quejarte de algo.
  • Otros te prestarán atención y sentirán pena por ti, haciéndote sentir mejor contigo mismo.
  • La gente aprenderá a no molestarlo, criticarlo o, en general, ser duro con usted, porque saben que no puede soportarlo.
  • Nunca tendrá que realizar tareas no deseadas por su cuenta; otros sentirán pena por ti y terminarán haciendo lo que tú quieres que hagan
  • Puedes convertirte en una persona más interesante convirtiendo eventos mundanos en eventos emocionalmente agotadores al enmarcarte como la víctima.
  • Puedes evitar el aburrimiento creando un drama artificial en tus relaciones personales.
  • No tienes que aprender a ponerte de pie y luchar por ti mismo porque tus reacciones predeterminadas son la tristeza y la decepción.

Las ventajas que enumeramos anteriormente muestran que hay una especie de poder blando que viene con ser una víctima, que aquellos que adoptan el complejo de víctima se vuelven adictos a explotar.

Las personas que saben cómo jugar a ser víctimas pueden hacerlo porque les da poder sobre los demás, la sensación de ser valorados por quienes los rodean y atención.

En cierto modo, es un medio de manipularte no solo a ti mismo para que no tengas que asumir la responsabilidad personal por las cosas malas que te suceden, sino también para manipular a los demás para que sientan pena por ti y hagan lo que quieres.

4 razones por las que alguien podría tener una mentalidad de víctima

Es importante señalar que no todas las personas que exhiben una mentalidad de víctima lo hacen de manera insidiosa; algunos casos de autovictimización son el resultado de un trauma extremo y la soledad.

Si bien jugar a ser una víctima puede convertirse en un medio para manipular a los demás en beneficio personal, los orígenes de este comportamiento en una persona no siempre son tan insidiosos.

Con demasiada frecuencia, la tendencia a victimizarse es un comportamiento aprendido de la niñez, como resultado de eventos positivos o negativos.

Aquí hay algunas razones por las que alguien podría tener una mentalidad de víctima:

1) Creciste viendo a los adultos actuar de esta manera

Quizás fueron tus padres o quizás fue a través de la televisión y las películas.

De cualquier manera, a medida que crecía, observaba a los adultos actuar como víctimas: siempre quejándose de cosas que no se merecían, de que otras personas arruinaban sus propias vidas y culpando a todos menos a ellos mismos por sus propios problemas.

Esta es la forma más sencilla de adquirir un comportamiento aprendido, observando a tus padres.

2) Tus padres respondieron mejor a tus gritos de atención.

El amor y la atención son requisitos esenciales para los niños, pero los padres no siempre saben cómo darlos.

Tus padres pueden haberte ignorado y negado mostrarte amor y atención cuando eras feliz y disciplinado; sólo cuando gritaste e hiciste un alboroto, intentaron persuadirte.

Esto llevó a comprender que el mal comportamiento de la víctima generaría una recompensa.

3) Experimentó abuso infantil

Aquellos que desarrollan una mentalidad de víctima como resultado del abuso infantil son los que tienen los casos más graves.

El abuso sexual a un niño puede llevar a sentimientos de extrema impotencia, lo que lleva a la creencia de que el mundo es peligroso y que no pueden hacer nada para ayudarse a sí mismos.

4) Tú y uno de tus padres tenían una relación codependiente

Es posible que haya tenido un padre que necesitaba que lo cuidara, física o mentalmente.

Esto podría llevar a un niño a creer que el amor debe ganarse en lugar de darse libremente, y que la mejor manera de ganarse el amor de los demás es cuando están débiles, enfermos o simplemente no pueden ayudarse a sí mismos.

¿No está seguro de si realmente es una víctima o simplemente tiene mentalidad de víctima? Esté atento a estos 10 comportamientos

Reconocer la mentalidad de víctima en los demás es fácil, pero reconocerla en ti mismo puede ser difícil, ya que tienes que evaluar tus propias barreras e ideas mentales y ver si son realmente tan ciertas como crees.

Si otras personas han sugerido que puede tener una mentalidad de víctima, aquí hay algunas señales que debe buscar en usted mismo para confirmar su teoría:

1) Tiende a darse por vencido al principio de una tarea o sin siquiera intentarlo, porque no tiene la confianza de que puede hacerlo

2) Preferiría que otra persona controle su vida porque no cree que tiene el poder o la capacidad para tomar las decisiones correctas.

3) Tiendes a ponerte en situaciones en las que necesitas absolutamente la ayuda de otras personas a través de tus propias acciones incorrectas.

4) Parece que siempre tienes la excusa perfecta y no recuerdas la última vez que dijiste: 'Esto fue mi culpa, podría haberlo hecho mejor'.

5) No sabes cómo afrontar una pérdida o un mal evento sin auto castigarte o golpearte, física, emocional o psicológicamente.

6) Siempre hay otro factor o persona a quien culpar y siempre parece tener sentido

7) Tus estrategias de afrontamiento son autodestructivas y te han llevado a arruinar relaciones, a destruir el progreso y, en última instancia, a hacerte daño.

8) Estás resentido y amargado por no tener la vida que deseas, en lugar de preguntarte por qué podría ser y encontrar las respuestas.

9) Te saboteas escuchando demasiado tu autocrítica, evitando así intentar hacer algo que pueda ser bueno para ti.

10) No crees en la persona que ves en el espejo

3 técnicas para lidiar con la mentalidad de víctima en los demás

Vivir con alguien que regularmente recurre a una mentalidad de víctima puede ser un desafío inmenso, especialmente si esa persona es una parte importante o activa de su vida.

La primera pregunta que debes hacerte es: ¿cómo quieres lidiar con ellos? ¿Quieres ayudarlos a superar su mentalidad de víctima o simplemente quieres aprender a tolerarlos?

Elija lo que elija, es importante dejar que su respuesta sea guiada por la empatía en lugar de la fuerza. Lidiar con la mentalidad de víctima comienza con la autoaceptación, y nunca se puede obligar a nadie a aceptar un defecto que no está dispuesto a reconocer.

Aquí hay algunas formas en que puede guiarlos:

1. No los etiquetes

Llamar 'víctima' a alguien con mentalidad de víctima es lo último que quiere hacer, y sólo lo obligará a hundirse más profundamente.

En su lugar, trate de hablar con ellos de sus problemas de quejas, incapacidad para aceptar responsabilidades y cambio de culpa.

Inicie la conversación; incluso si no lo aceptan, es útil tener pensamientos en su mente.

2. Establece tus límites personales

Comprenda sus propios límites cuando se trata de lidiar con ellos. Sus problemas no son tuyos y no deberías sufrir porque no pueden lidiar con sus propios problemas.

Pregúntate: ¿cuáles son tus límites? Si cruzan esos límites, aléjate de ellos y deja que se ocupen de sí mismos.

Ellos reconocerán lentamente cómo te están alejando o están demasiado lejos para que los ayudes en absoluto.

3. Abordar su diálogo interno

Las personas con mentalidad de víctima nunca se involucran verdaderamente en la introspección. Nunca llevan más allá el diálogo interno. Después de echar la culpa y evitar la responsabilidad, se regodean en su propia autocompasión.

Ayúdelos hablando con ellos. Si dicen que no pueden hacer nada para mejorar su situación o si no pueden lograr sus objetivos, entonces impulse esa conversación.

Pregúnteles: ¿por qué no pueden hacer nada? ¿Qué se necesitaría para permitirles hacer algo? Bríndeles un puente entre sus propias dudas y la realidad, y ayúdelos a cruzar ese puente por su cuenta.

Recuerde: cuando se trata de personas que muestran una mentalidad de víctima, se trata de personas con una intensa inestabilidad emocional. A menudo luchan contra la depresión y / o el trastorno de estrés postraumático, tienen baja autoestima y confianza en sí mismos, y ya sienten que no tienen apoyo. Sea directo pero gentil; guiarlos sin forzarlos.

3 estrategias para lidiar con la mentalidad de víctima en ti mismo

Si está lidiando con sus propias luchas con la mentalidad de víctima, debe reconocer que se encuentra al comienzo de un largo viaje para desaprender su propio comportamiento y reemplazarlo por un comportamiento más saludable.

Si bien hablar de sus problemas con un terapeuta siempre puede ayudar, sabemos que no todos se sienten cómodos compartiendo sus problemas con un extraño y no todos tienen los medios para hacerlo.

Afortunadamente, eres más que capaz de ayudarte a ti mismo con tu mentalidad de víctima por tu cuenta. Ya ha pasado el primer paso y quizás el más difícil, que es reconocer sus propios defectos, así que felicitaciones.

Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta durante su viaje hacia la superación personal:

1. Identifica las creencias que te limitan

Ha pasado toda la vida evitando decisiones y desafíos y poniendo excusas para ese comportamiento. Es hora de abordar sus propias reacciones y tomarse un tiempo antes de comprometerse con ellas.

A medida que avanza, tómese un momento y piense en la reacción inicial de su mente ante todo lo que experimenta, tanto bueno como malo.

¿Por qué te sentiste así y por qué quisiste reaccionar de esa manera? ¿Es esta la forma correcta y saludable de reaccionar? Si no es así, ¿qué puede hacer en su lugar que normalmente no haría para desafiarse a sí mismo?

2. Asume la responsabilidad cuando menos quieras

Hay un dicho entre los entusiastas del fitness: los días en los que no quieres ir al gimnasio son los días en los que es más importante ir.

El crecimiento solo puede lograrse empujándose más allá de los límites a los que está acostumbrado. Mide los momentos en los que te sientes más incómodo.

Pregunte: ¿por qué se siente incómodo? ¿Por qué quieres huir? Y luego elige no huir.

Incluso si tu corazón y tu mente están totalmente convencidos de que fallarás, hazlo de todos modos.

3. Aprenda la gratitud hacia todo

Despierta todos los días preguntándote: ¿de qué estás agradecido hoy?

Cuando te enfrentes a circunstancias negativas, busca el lado positivo, la manera de verlo como un vaso medio lleno en lugar de un vaso medio vacío.

Piense en cada fracaso como una oportunidad para volver a intentarlo con más experiencia, en lugar de como una puerta que se le cierra en la cara.

Agradece todo, especialmente las cosas que tienen menos sentido para estar agradecido.

Desaprender la victimización: un camino largo pero posible

Desaprender cualquier comportamiento aprendido puede ser una de las cosas más difíciles que pueda necesitar hacer.

Ya sea usted o alguien que usted conoce que necesita dejar de caer en la mentalidad de víctima, recuerde: tomará mucho tiempo antes de que pueda deshacerse por completo de ese comportamiento.

Debe hipnotizarse a sí mismo en positividad, de la misma manera en que una vez se hipnotizó a sí mismo para convertirse en una víctima.

Es simplemente la forma en que ve la vida y mide los eventos que le suceden, y su capacidad para controlar su reacción inicial y pensar en ella antes de dejar que suceda.

Encuentre su propia paz y, con el tiempo, el complejo de víctima será simplemente un capítulo anterior de su vida.

Regístrese para recibir los correos electrónicos diarios de Hack Spirit

Aprenda cómo reducir el estrés, cultivar relaciones saludables, manejar a las personas que no le agradan y encontrar su lugar en el mundo.

¡Éxito! Ahora revise su correo electrónico para confirmar su suscripción.

Hubo un error al enviar su suscripción. Inténtalo de nuevo.

Dirección de correo electrónico Suscríbase No le enviaremos spam. Darse de baja en cualquier momento. Desarrollado por ConvertKit